Emprendimiento Social


Para entender el tercer sector, el social,

Carlos Eduardo Hernández H.

(público, privado, social) tenemos que remitirnos a finales de los años setenta, cuando el señor Bill Drayton, Fundador de Ashoka, empezó a hablar de como una empresa podía trabajar con propósito y como las personas podrían de acuerdo a sus capacidades apostarle al cambio y tornarse a lo que él llama “change.makers” agentes de cambio.


Si miramos el mundo de hoy y lo comparamos con el mundo de hace cincuenta años vemos que se ha mejorado en expectativa de vida,

creando así más conciencia, hoy hay mucho más acceso al conocimiento, más democracia, mejor infraestructura, más salud, más desarrollo y un sin número de cosas más, y aún sin contar la cuarta revolución industrial. Pero vemos que como sociedad tenemos muchísimos vacíos y que tanto la desigualdad, la pobreza y la miseria siguen aumentando en todos los rincones del mundo y es ahí donde Bill Dayton empieza a hablar de ese equilibrio que como sociedad debemos tener entre el impacto económico y el impacto social.

Ese es liderazgo consciente que necesitamos desde las empresas para generar resultados económicos pero generando un impacto social positivo siendo amigables con el medio ambiente y sostenibles en el tiempo. Hablamos de un modelo de desarrollo integral en donde el empresario-emprendedor social se pone en los zapatos del otro y donde ese empresario-emprendedor crea organizaciones que puedan resolver problemas de carácter institucional, ambiental, teniendo un fin social y trabajando de la mano de la comunidad. Un emprendedor social posee la capacidad y la visión de entender los problemas que como sociedad tenemos y también propone soluciones efectivas para enfrentarlo teniendo en cuenta a la comunidad como principal actor del trabajo en equipo de un generación de impacto y de solucionador de problemas en sus mismas sociedades. Y es ahí donde la triada de lo privado, económico y lo social empieza a generar valor en cada una de las personas en la sociedad.

Los emprendedores sociales debemos trabajar cada una desde nuestras instituciones para generar cambios positivos en la sociedad, donde siempre el mayor beneficiario sea el ciudadano y que éste mismo pueda aprender y tener acceso a nuevos conocimientos y soluciones puedan mejorar su calidad de vida.


Fundaciones, corporaciones y empresas sociales internacionales como: Skool, Acumen, Global Giving, The big Issue, My Bnk, Foodcycle, One, Livity, Wayra entre otras y en Colombia como Fundaciones empresariales, otras como Pies descalzos, Mi Sangre, Red Gol y paz, y muchísimas que podríamos mencionar, son ejemplos de como a través del trabajo se puede generar impacto social en las diferentes comunidades apostándole a las solución de problemas con el fin único de generar competencias en las comunidades para cerrar cada vez más esa brecha de desigualdad, pobreza y la miseria en el mundo de hoy.


¿Pero que nos depara a los emprendedores sociales? Claramente las economías colaborativas vienen apostándole a la generación de un mundo mas amigable generando impacto positivo para los ciudadanos, el emprendedor social de hoy está llamado a generar valor a las comunidades apoyándose en el uso de las nuevas tecnologías de la cuarta revolución industrial. Los proyectos con enfoque social tendrán que apalancarse de las nuevas tecnologías con el fin de que sean sostenibles y poder crecer a escala y generar impactos positivos para llegarle a muchísimas personas. Más cuando hoy estamos viendo movimientos masivos de personas en diferentes países

donde se reclaman sus derechos y en los cuales, los Gobiernos no han podido dar solución a los problemas en masa de sus ciudadanos. Dichos problemas sociales pueden ser solucionados con el uso de economías colaborativas basadas en nuevas tecnologías, para ello es muy importante pensar en la innovación social como aspecto fundamental del nuevo desarrollo.

Finalmente, esperamos que desde nuestros emprendimientos y empresas sociales tengamos ese liderazgo consciente para la toma de decisiones y así encontrar ese equilibrio entre lo económico, social y ambiental donde estos tres actores jueguen un papel fundamental para el cambio, que el impacto que generemos esté orientado al aporte de reducir la desigualdad, la pobreza, la miseria para que la sociedad podamos

encontrar mejores oportunidades con el fin de mejorar la calidad de vida y habitar un mundo mejor.

¡SÍGUENOS!

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

Fundación Fútbol para el Futuro

Medellín - Colombia

2020